TERMINO MUNICIPAL DE LORCA

 
EL TÉRMINO MUNICIPAL DE LORCA

El término municipal, según la Ley de Bases de Régimen Local, es el territorio de un municipio; así que el término municipal es simplemente un territorio perfectamente delimitado, convirtiéndose de este modo el territorio en el soporte físico del municipio. Con el avance de la sociedad y las mejoras en la calidad de vida, el territorio, como espacio en el que residen los habitantes de un municipio, ha adquirido en los últimos años un papel protagonista en lo que se refiere a la necesidad de desarrollo integral de las áreas, las comarcas y las regiones. En el caso de los municipios, y más aún en los de gran superficie, el dotar a su territorio, y por extensión a su población, de las necesarias infraestructuras y equipamientos se ha convertido en una necesidad real y urgente que tiene como consecuencia la notable inversión en dotaciones y servicios comunes.

Nuevamente aparecen las estribaciones de las sierras del Caño , de la Peñarrubia, en la primera de las cuales se encuentra la fortaleza que corona la ciudad de Lorca.
La depresión prelitoral es la del Valle del Guadalentín, por la cual discurre el río hasta su desembocadura en el Río Segura. Mantiene una altitud media de 360 metros sobre el nivel del mar y presenta una suave pendiente hacia el NE. Esta zona es el área de huerta, fértil vega del eje Guadalentín-Biznaga, donde los cultivos hortícolas cubren la mayor parte del espacio que, con independencia de la red hidrográfica, se ve surcado por una verdadera red de caminos y de acequias que la compartimentan de manera notable.
En la Vega del Guadalentín se asientan núcleos de población como los de La Hoya, Pulgara, Campillo, Purias o Tercia, unos antiguos y otros de crecimiento más reciente. Pero el poblamiento más extendido en los últimos años es el disperso, que se va asentando sobre los ejes principales de comunicación que atraviesan el área. Entre éstos cabe destacar las carreteras de Altobordo, Almenara, Águilas y Pulgara y los caminos de Villaespesa, Cartagena, Los Chaparros, La Condomina, de la Cruz... Entre las viviendas existentes se encuentran muchas de segunda residencia.
Al mismo tiempo, la población mantiene en cierta medida características periurbanas, ya que muchos de ellos, además de trabajar la tierra, mantienen empleos en la industria o en la construcción.
La llanura costera y sus sierras debieron estar pobladas por un denso matorral de considerable envergadura entre el quie predominarían las plantas de tipo espinoso, incluyendo especies arbóreas como el algarrobo o el lentisco. Sin embargo en la actualidad esta vegetación está bastante alterada, quedando apenas algunos testigos de la primitiva, que ha sido sustituida por pino carrasco y tomillares. El punto más alto de estas sierras es el Talayón Grande, con 881 metros de altitud. Las alineaciones montañosas a que nos es tamos refiriendo presentan esporádicas desviaciones hacia el mar que le llevan a adentrarse en él, lo cual define la existencia de numerosos accidentes en la costa, como son las pequeñas calas, islotes..., entre las cuales cabe destacar el saliente de Puntas de Calnegre.
En los llanos existen una serie de núcleos que agrupan pequeños grupo poblacionales: El Cantal, Puntas de Calnegre, Los Curas, Las Librilleras... Al mismo tiempo han sido colonizados por cultivos bajo plástico, generando importantes extensiones de invernaderos, dedicados en su mayoría a la producción del tomate.
En general, el término municipal de Lorca está inmerso en una zona de bajas precipitaciones que no superan los 300-350 milímetros anuales, aunque a veces aparecen concertados en muy pocos días al año. Las temperaturas, en función de la extensión del término, hay que observarlas haciendo distinciones muy importantes entre la zona septentrional y la costera. Pero, generalizando, hay que hacer mención de un clima con inviernos suaves, salvo áreas excepcionales, y veranos calurosos, con máximos en julio y mínimos en enero, y con una pluviometría escasa e irregularmente repartida y con máximos en otoño y primavera y mínimos en verano e invierno.

Lorca es un municipio de amplio territorio y que ocupa toda el área suroccidental de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Su gran extensión conlleva el hecho de ser limítrofe con otros municipios murcianos, como es el caso de Caravaca de la Cruz, Mula y Cehegín al norte, Aledo, Totana y Mazarrón por el ese y al sur el de Águilas y el mar Mediterráneo. Al Oeste encontramos a Puerto Lumbreras y a la provincia de Almería, representada por los municipios de Pulpí, Vélez-Blanco y Vélez-Rubio.
La población del municipio está creciendo notablemente en los últimos años por el fenómeno inmigratorio que se vive en toda España y al que la Región de Murcia y el municipio de Lorca no son ajenos. Fruto de las llegadas masivas de ciudadanos de otros países, la población ha pasado de 65.555 habitantes en 1992 a casi 81.000 a finales del año 2002. Sin embargo, debe hacerse notar que el mayor crecimiento ha tenido lugar desde 1999, produciéndose un incremento entre estos años de más de 10.000 habitantes, lo que supone un 13,2% más de población en los últimos cuatro años. La mayor parte de la población municipal reside en su cabecera, constituida por el núcleo de Lorca, repartiéndose por el resto del territorio el 37% del total poblacional.
El término municipal de Lorca, geográficamente y territorialmente expresado, podemos dividirlo en tres grandes áreas. Estas tres áreas son: las tierras altas del norte, la depresión prelitoral y las llanuras costeras.
Las tierras altas del norte, también conocidas comúnmente en nuestro municipio como las Pedanías Altas, ocupan los sectores norte y noroeste del territorio municipal y mantienen una altitud media por encima de los 500 metros. Forman un conjunto de terrenos en el que hay que distinguir dos importantes alineaciones montañosas. La más septentrional, en el ángulo NE de la comarca, está formada por las sierras del Cambrón, Pedro Ponce y Madroño. Al NO, el área queda delimitada por otra unidad de montañas, de características similares. Se trata del Macizo de la Culebrina, cuyo eslabón septentrional es la Sierra del Almirez (1.126 metros), que se continúa al NE por los cabezos del Sordo, Mingrano y a través del Cabezo Redondo enlaza con la alineación montañosa de las sierras del Madroño y Pedro Ponce. En la parte sureste de estas tierras encontramos un territorio relativamente llano que nos conduce hacia la cabecera municipal.
Las alineaciones montañosas anteriormente citadas enmarcan una amplia cuenca hidrográfica por la que discurre el Río Guadalentín, que actúa como arteria principal.
En toda la cuenca del Guadalentín, delimitada por las formaciones montañosas citadas anteriormente, se establecieron pobladores, dándose lugar a la aparición de aldeas y pueblos como Coy, Doña Inés, La Paca, Zarcilla de Ramos, La Parroquia, Avilés o Zarzadilla de Totana. Hoy, estos núcleos, perfectamente consolidados y a veces en crecimiento, observan un cierto estancamiento poblacional.
Esta alta cuenca está enmarcada por el sur por una serie de elevaciones que forman el reborde de la depresión prelitoral. La Sierra de Tercia, orientada en dirección SO-NE, se ve culminada por el pico de la Manilla.
Estas elevaciones desaparecen poco antes de alcazar la ciudad de Lorca y este hundimiento es apovechado por el Río Guadalentín para llegar hasta la depresión prelitoral.




 

Ayuntamiento de Lorca - Plaza de España, 1 - Lorca - CP: 30800 - Murcia - Tlf: 968 479 700
· Política de Privacidad · Suscríbete al RSS · WAI AAA